OpiniónJueves, 22 de septiembre de 2022
No es un chiste, por María Angela Calmet
María Ángela Calmet
Gestora de Negocios y Políticas Públicas

Hace unas semanas, me reuní con amigos a ver uno de los nuevos episodios de la serie Juego de Tronos.Durante el episodio se dieron escenas acaloradas entre dos personajes y no faltaron los comentarios y burlas mientras estas ocurrían. “Ahora que [ella] lo disfruta, es consensuado. Pero al día siguiente que se arrepienta será violación. JAJAJA”. Todos los presentes rieron. El comentario no es un chiste, es una frase que invalida a las víctimas de violación.

Se dice que el machismo y el hostigamiento sexual están ocultos. Comentarios y reacciones como estas demuestran que el machismo y el hostigamiento sexual están a plena luz del día. Solo que estamos ciegos, no lo vemos ni lo reconocemos. De acuerdo al INEI, en el 2021 una de cada dos mujeres (50.8%) fue víctima de violencia psicológica o verbal ejercida alguna vez por parte del esposo o compañero e incluso una de cada cuatro mujeres (26.7%) fue víctima de violencia física. Tenemos las cifras oficiales, ¿les damos la importancia necesaria?

En el 2019, el MIMP proclamó que la discriminación estructural contra las mujeres es un problema público en el Perú. Sin embargo, en el 2023 solo el 0.0000002% del presupuesto nacional será destinado al programa Aurora, el Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres e Integrantes del Grupo Familiar. Peor aún, el programa recibirá S/. 22.4 millones menos que en 2022. De acuerdo al MIMP, ello corresponde una reducción de 6.7% versus el 2022, ¿Por qué no destinamos más recursos para combatir la discriminación estructural contra la mujer? Es difícil destinar recursos para un problema público que existe, pero que no vemos ni reconocemos.

Por otro lado, contamos con una excelente política nacional de igualdad de género (DS N° 008-2019-MIMP).Presenta una metodología y pasos necesarios para una correcta definición e implementación de una política pública.No solo identifica adecuadamente el problema, sino que también selecciona las mejores alternativas de política pública tras determinados criterios, prioridades y restricciones. ¿Por qué no realzamos ni damos más presupuesto a las propuestas y políticas bien hechas?

Al finalizar el episodio y al apagar la tele dije al grupo entero: “No deben hacer comentarios así. Están hablando de violación. ¿Tienen idea si una amiga o familiar fue víctima de violación?”. Silencio y más silencio. Lejos quedaron la burla y el chiste. Lamentablemente en Perú la violación se lleva en silencio. No se suele compartir ni con círculos cercanos. Son comentarios como estos que deben ser atacados y erradicados en su momento.

Tomemos consciencia de nuestros comentarios. No son chistes. Son evidencia de la discriminación estructural contra la mujer. Tenemos todavía un gran camino por recorrer.

Si quiere suscribirse a todo nuestro contenido vía WhatsApp dele click a este link: https://bit.ly/3dlw7tU

También puede ingresar a nuestra cuenta de Telegram: https://t.me/elreporteperu